Cómo ayudar a tus hijos con sus tareas

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza no habré vivido en vano.

Martin Luther King Jr.

La tarea ayuda a que los alumnos desarrollen buenos hábitos de estudio y actitudes positivas; suele enseñarles a trabajar independientemente y alentar un sentido de disciplina interna y responsabilidad (las tareas suelen ser la primera experiencia que los niños tienen en la administración efectiva de su tiempo y cómo cumplir con sus responsabilidades a tiempo).

Además, supervisar la tarea mantiene a las familias informadas sobre lo que los niños están aprendiendo.

Los niños necesitan saber que los miembros de su familia valoran la tarea. Si ellos perciben que es importante para su familia, los niños sienten que hay una buena razón para terminar su tarea y entregarla a tiempo. Usted puede hacer varias cosas para demostrar que valora su educación y la tarea que le asignan.

A continuación, transcribimos algunos consejos que les pueden servir para evitar convertir la tarea escolar y todo lo relacionado con la escuela, en un motivo de  estrés familiar.

La actitud que deberías tener:

  • Debes transmitir calma y serenidad.
  • No molestarte porque no entiende.
  • No gritarle.
  • No usar el sarcasmo.
  • Ser muy paciente.
  • Mantenerte de buen humor.

Escoja un buen lugar: Es muy importante que su hijo (a) tenga un lugar específico para hacer sus tareas escolares: una mesa y una silla en un lugar tranquilo con buena iluminacióny con mínimos distractores.

Elimine las distracciones: apague la televisión y limite el número de llamadas sociales que su niño puede recibir durante la hora de estudio. Si su familia es bastante bulliciosa, trate de conseguir que todos los miembros de la familia participen en una actividad callada durante la hora de estudio.

Evite sentarse a trabajar con su hijo: los niños deben aprender a trabajar solos: Esto puede ser una manera de incrementar su autoestima. Si es necesaria más supervisión debido a las dificultades de su hijo, ponga límites muy claros. Por ejemplo: “Tienes que hacer 10 sumas: voy a acompañarte durante las dos primeras para ayudarte y tú haces el resto. Cuando termines, voy a dedicarte 10 minutos para que las revisemos juntos”.

Delimite el tiempo: debe asignarse un período de tiempo fijo para el trabajo escolar y de preferencia siempre a la misma hora. Usted tendrá que ayudarle a su niño a fijar un horario mientras él esté en la primaria. Un niño mayor deberá poder determinar su horario con mayor independencia, aunque usted debe asegurarse de que éste funcione bien.

Los padres no deberían dedicar más de una hora y media diaria a supervisar el trabajo escolar. Aún cuando su hijo (a) no haya terminado su trabajo, deberá suspenderlo si no ha terminado en el tiempo indicado. Hágale saber a su hijo (a) que usted estará disponible para ayudarlo en sus tareas escolares solamente durante un tiempo determinado. Que el niño (a) tenga claro que usted no podrá ayudarle fuera de ese horario.

De preferencia, dar ayuda al final del período, pues puede aprovecharse para corregir o explicar y utilizarse como “premio”.

Delimite el tipo de ayuda que necesita su hijo: no todos los niños necesitan ayuda en todas las áreas de trabajo es colar ni tampoco la misma cantidad de ayuda. Recuerde que el objetivo final es que su hijo (a) se vuelva independiente y vaya adquiriendo seguridad al mismo tiempo. El niño (a) debe saber exactamente qué es lo que se espera de la persona que le va a ayudar.

Explíquele a su hijo (a) qué tipo de ayuda va a recibir, no se trata de hacer las tareas por él/ella. Su hijo (a) debe aprender que puede hacer las cosas solo: la presencia constante de un adulto solamente reforzará la dependencia. La persona que ayuda debe EVITAR CORREGIR las respuestas incorrectas o la calidad del trabajo: está allí para aclarar, asesorar, apoyar. PERMITA QUE SU HIJO (A) COMETA SUS PROPIOS ERRORES, SOLO ASÍ APRENDERÁ.

*NOTA: A excepción de 1ro de primaria, en donde sí se les solicita que se supervise y corrija la escritura y calidad de las tareas.

Establezca consecuencias claras y consistentes para después de hacer la tarea: “Después de terminar tu tarea puedes ver TV…” “Después de terminar tu tarea puedes salir a jugar…” y ASEGÚRESE DE QUE SE CUMPLA LA REGLA.

Esté alerta por señas de la frustración. Si su niño demuestra señas de frustración, permita que se tome un descanso.

Anímelo y hágale saber que usted tiene plena confianza en su capacidad de completar su trabajo.

No deje de elogiarlo: las personas de todas las edades responden muy bien a los elogios, y los niños necesitan palabras de aliento de las personas cuyas opiniones cuentan más: sus familias. “Haz hecho muy buen trabajo” son palabras que le rendirán muy buenos resultados para motivar a su niño a completar sus trabajos escolares.

Supervise el nivel de exigencia: Las tareas escolares deben estar adecuadas al nivel de funcionamiento del niño (a). Si es incapaz de hacerla porque no tiene las habilidades y/o los conocimientos necesarios, entonces se frustrará y solamente estaremos reforzando sus problemas de autoestima. Sin embargo, una cosa es que el niño (a) no tenga las habilidades y destrezas y otra es que simplemente no quiera hacerlo: ninguna persona hará nada con gusto que no tenga sentido y significado para él/ella. De allí que el contacto constantecon sus profesores es indispensable.

Motive y refuerce la autonomía: después de los 8 años el niño no debería necesitar ayuda de los padres para hacer las tareas escolares; si necesita ayuda entonces no está aprendiendo a ser autónomo.

Esperamos que estas sugerencias sean de utilidad y le ayuden a continuar involucrándose activamente en la formación integral de sus hijos.